Obsolescencia programada, el principal problema para el ahorro

impresorabasura

¿Obsolescencia programada? ¿que es eso?

Seguramente sea un termino que desconoces pero que a día de hoy has sufrido sus consecuencias mas de una vez. La obsolescencia programada es el acortamiento de la vida útil de un objeto con el fin de que tenga que substituirse en un periodo determinado, mucho antes del que podría ser usado normalmente. Esto quizá te suene un poquito a conspiración, a paranoia de la gente, pero créeme si te digo que lo estas sufriendo día a día. Productos diseñados para que sea mas económico reemplazar que reparar, que están echos para fallar tras un numero determinado de ciclos y que por supuesto no se nos advierte en la caja. Todo esto esta a la orden del día

¿No lo crees? algunos ejemplos

El ejemplo mas descarado de esto lo encontramos hoy en día en los teléfonos móviles, con la excusa de poder aprovechar mejor el tamaño interior y ajustar mas los componentes nos encontramos con aparatos extremadamente caros a los que ya no podemos cambiar un componente esencial, la batería, y este componente falla a los 1000 ciclos como muy tarde. Por supuesto no pasa en todos los modelos de teléfonos actuales, pero si que es una tendencia cada vez mas grande. La empresa que mas acusa esta falla es Apple, ya que a día de hoy ninguno de sus productos se puede reemplazar de forma sencilla la batería por el usuario, ni siquiera en portátiles, teniendo que llevar sus productos al servicio técnico, y si estamos de suerte nos darán soporte… si Apple no los ha catalogado ya como “obsoletos”. Otro ejemplo son las impresoras de tinta. Epson da a sus impresoras un tiempo de vida útil, un determinado numero de paginas. Al llevar la impresora a la tienda descubriremos como una impresora de 30-40 € nos quieren cobrar 60 solo en mano de obra. Estos son ejemplos que yo personalmente he encontrado en mi día a día, y me frustro mucho que la impresora dejara de imprimir así… sin mas.

La historia de la obsolescencia.

Seguro que muchas veces has oído lo de que antes las cosas se hacían para durar, pues es cierto. Existe un documental que lo explica de forma muy interesante como las empresas han ido creando poco a poco productos cada vez menos duraderos. Como explican en el vídeo el caso de las bombillas es el mas claro, si las primeras duraban 1500 h, resulta que mucho mas de un siglo después ¿solo 1000h? increíble…

 

¿Como podemos evitarlo?

Es una pregunta difícil sin una respuesta clara. Lo mejor que se puede hacer es no dejarnos llevar por el consumismo y las modas. Antes de comprar alguna cosa pregunta: ¿Realmente lo necesito? ¿Que tiempo de vida útil tiene? ¿Se puede reparar de forma fácil? ¿Cuantas veces lo usare?Respondiendo estas preguntas antes de comprar lo que sea, nos podemos hacer una idea de en que nos gastamos realmente el dinero y si lo amortizaremos bien. Recuerda que en realidad el valor de una cosa es su precio dividido por el numero de veces que lo usas.